martes, 30 de marzo de 2010

#1.

Cierra el libro. Se levanta. Camina hacia el baño. Cierra la puerta. Coge el instrumento de su tortura. Se sube. Los números se mueven durante dos segundos. Finalmente se paran. 64'4. No. No es posible. Se agacha, mete los dedos en su garganta. aaaaagggg. ya está. con lágrimas en los ojos se sube otra vez a la báscula. dos segundos de temor. 64 justos. Bien. Debería hacerla feliz, pero no experimenta ninguna reacción. Tan insensible se ha vuelto a la alegría? Tira de la cadena. Guarda la báscula. Abre la puerta.

1 comentarios:

JaviPotter dijo...

U.U dios, qué triste... pero qué gran verdad. joder... U.U